Apartamentos rurales El Otero
Cudillero | Asturias | España | Europa

Los apartamentos
Son cuatro apartamentos rurales, cada uno de ellos con dos habitaciones dobles, baño completo, salón y chimenea, cocina totalmente equipada, terraza con vistas al valle de las Luiñas y parcela independiente.
La cocina y el salón
La cocina, uno de los principales habitáculos para la buena estancia, está preparada con todo lujo de detalles. Dispone de vitrocerámica, microondas, nevera, campana extractora y mesa para seis comensales.

El salón dispone de una cómoda butaca, donde disfrutar de la lectura, televisión y chimenea de leña.

Las habitaciones
Sus amplias habitaciones invitan al descanso. Desde ellas se accede a la terraza, donde se puede disfrutar de las hermosas vistas que el valle de Las Luiñas nos ofrece. 
Galería fotográfica
Pulse sobre cada imagen para ver esa galería de fotos a tamaño grande

Por favor, déjenos su valoración:

Visitas virtuales de 360°
Pulse sobre cada botón para ver esa visita virtual a pantalla completa. Se abre en una ventana nueva.

Visita virtual: Apartamento 1 A  Visita virtual: Apartamento 1 B  Visita virtual: Apartamento 1 C  Visita virtual: Apartamento 2 A  Visita virtual: Apartamento 2 B  Visita virtual: Apartamento 2 C  Visita virtual: Apartamento 3 A  Visita virtual: Apartamento 3 B  Visita virtual: Apartamento 3 C  Visita virtual: Apartamento 4 A  Visita virtual: Apartamento 4 B  Visita virtual: Apartamento 4 C

Información de interés
Datos prácticos

Apartamentos rurales El Otero

Cómo llegar

Desde el centro de Soto de Luiña se coge una carretera que parte frente a la Iglesia de Santa María y a los cincuenta metros un desvío, perfectamente señalizado, a la izquierda.

Descripción

Los Apartamentos rurales El Otero tienen la playa de San Pedro de la Ribera (bandera azul) a tan sólo 2 Km.

El Otero dispone de cuatro apartamentos rurales, habilitados cada uno de ellos con dos habitaciones dobles, baño completo, salón y chimenea, cocina totalmente equipada, terraza con vistas al valle de las Luiñas y parcela de terreno totalmente independiente. Los complementan calefacción, amplios aparcamientos, zonas verdes, barbacoa y parque infantil.

La cocina, uno de los principales habitáculos para la buena estancia, está preparada con todo lujo de detalles. Dispone de vitrocerámica, microondas, nevera, campana extractora y mesa para seis comensales.

Sus amplias habitaciones invitan al descanso. Desde ellas se accede a la terraza, donde se puede disfrutar de las hermosas vistas que el valle de Las Luiñas nos ofrece.

El salón dispone de una cómoda butaca, donde disfrutar de la lectura, televisión y chimenea de leña.

Características

  • Exterior: jardín, barbacoa, terraza, muebles de jardín, zona de aparcamiento.
  • Interior: colección de juegos, DVD o vídeo, lavadora, microondas, calefacción, cocina, chimenea, televisión.
  • Servicios: acceso internet, paseos con guía, cuna disponible, documentación sobre la zona.
  • Idiomas: español.
  • Situación: cerca de la playa, montaña, acceso asfaltado, señalización del acceso.

El Otero dispone de cuatro apartamentos, cada uno de ellos con dos habitaciones dobles, baño completo, salón y chimenea de leña, cocina totalmente equipada, terraza y parcela de terreno independiente, con aparcamiento, zonas verdes, barbacoa y parque infantil.

Dotados de calefacción. El salón dispone de un amplio sillón de tres plazas, de una cómoda butaca de lectura y televisión.

Hermosas vistas desde la terraza sobre el valle de las Luiñas, situado en una parcela de terreno totalmente independiente, con aparcamiento, zonas verdes, barbacoa y parque infantil.

Historia de Cudillero

El concejo de Cudillero, como tal, comienza su particular andadura en el siglo XIX. Su historia ha estado invariablemente unida a la comarca del bajo Nalón y, desde su creación, a Pravia, cabecera de la misma. Pese a esa ligazón histórica con la comarca praviana, se puede hacer referencia a algunos rasgos que de algún modo lo particularizan.

El asentamiento humano en lugares del concejo, ya en la Prehistoria, queda probado con el descubrimiento de cantos tallados y variado instrumental en Salamir y La Atalaya, núcleos rurales pertenecientes a las parroquias de San Martín de Luiña y Santa María de Piñera, respectivamente.

La presencia del pueblo prerromano de los pésicos, habitantes de castros, se deja sentir en toda la zona, algo a lo que Cudillero, obviamente, no permanece ajeno, siendo inventariados cinco de estos poblados fortificados: La Garita, en Riego Arriba (lugar de la parroquia de Oviñana) y La Cavona, en Lamuño (San Martín de Luiña), ambos hallados por José Manuel González; El Curión (con dos: uno en las cercanías del río Ferrera, Faedo, y el otro en Aroncés, dentro de la parroquia de Santa María de Piñera) y El Castro, localizado en Peñedo (San Juan de Piñera). La Edad Media proporciona los primeros documentos escritos referidos al ámbito territorial de lo que hoy en día es este término municipal.

Noticias históricas relativas a algunos lugares de Cudillero ya se tienen en el s. X (Alta Edad Media), cuando está a punto de concluir el período de la monarquía astur. La primera es del año 905: según Ciriaco Miguel Vigil, en Asturias monumental, epigráfica y diplomática (Oviedo, 1887), «Alfonso III dona á la Basílica Ovetense [San Salvador], entre otras Iglesias, la de Santa María de Velandres», hoy caserío de la parroquia de San Juan de Piñera. «Orderías, aldea de Faedo, Novellana y los valles de las Luiñas y de Santa Marina aparecen citados en diversos documentos fechados en 1125, 1158 y 1216» (Juan Luis Álvarez del Busto).

El hecho más trascendente del siglo XIII es la aparición de la primera noticia acerca de la existencia de la hoy villa de Cudillero, en la donación efectuada por Arias González Valdés al monasterio de Obona (concejo de Tineo, Asturias), en 1285, de «un suelo en el puerto de Cudillero, donde pudieran vender pan, y una cabaña con salida al mar sin que ningún señor se lo estorbase».

Agustín Bravo (Roque), cualificado autor de Cudillero (t. 3 de la obra «Asturias» dirigida por Bellmunt y Canella y publicada en 1900), supone que los primeros pobladores de la villa-capital eran pescadores procedentes de otros puertos de la costa cantábrica o de mares más alejados y escapados de los normandos, que se instalaron aquí por la fácil entrada y la situación resguardada del puerto, dándole el nombre de Codillero (quizá proveniente de «codo» o «codillo», en alusión a la forma del puerto), así llamado en el siglo XIII. Cabe otra interpretación: que dicho topónimo derive de la palabra latina cos-cotis («piedra»), concretamente de cotellum-cotellarium, [en castellano] «pedrero, playa de guijarros» (Álvarez del Busto). Estas gentes tenían modos de vida distintos a los de los labradores de la zona, por lo que tardaron mucho tiempo en entremezclarse.

Si los habitantes del concejo reciben el nombre de cudillerenses, los de la villa son conocidos como pixuetos, en clara correspondencia con la actividad dominante de la pesca, pues pixueto tiene su origen en el vocablo latino piscis y la terminación germánica ottu (Álvarez del Busto). En Cudillero vivían en barrios separados los pixuetos, instalados éstos en las proximidades del mar, y los caízos o terrestres, en el barrio de La Cai, a los que los primeros ignoraban por completo, manteniéndolos discriminados.

Gran parte del concejo de Cudillero estuvo bajo el poder feudal de los Omaña durante cerca de trescientos años (del XIII al XVI). A pesar de no tratarse de un coto jurisdiccional, A. J. de Banzes alude a las vejatorias imposiciones de esta poderosísima familia: «Los señores de la Casa de Omaña [...] tenían extraordinarias regalías, que es de tradición las perdieron por un litigio. No se podía poner fuego, abrir puerta ni ventana, antes que ellos lo hiciesen, en casa alguna del pueblo; y sin su licencia, ni se fabricaba alguna de nuevo. Tenía un pez de cada barco, que valía en la concha; y puerta particular para entrar en la iglesia...». Esta denigrante situación propició frecuentes enfrentamientos con los disconformes pixuetos, recurriéndose a armas y, mayormente, a pleitos para zanjar diferencias.

El Palación o Castiallu, nombre de la casa feudal de los Omaña, estaba instalado en el solar donde se levantó el Ayuntamiento en el s. XIX, junto a la iglesia. Imponía su posición, altiva, sobre una roca en el fondo del pequeño abrigo costero, dominando el puerto. Se trataba, según Fortunato Selgas, de «un edificio de planta irregular, debido a las desigualdades de la roca en que se sustentaba; y sus muros, de estructura incierta, trabajados de fortísima argamasa, tenían gran anchura, especialmente en los sitios más fáciles de expugnar». Por su parte, A. Bravo lo describe como «fuerte, con saeteras, almenas y torre del homenaje, con chimenea-anuncio para encender los hogares de las demás casas». A pesar de todo, Cudillero se convirtió en un famoso centro pesquero, que en el siglo XV solicitó la concesión del privilegio del alfolí (almacén) de la sal, petición, al parecer, no concedida nunca. Durante la etapa feudal, los pescadores formaron su gremio. De aquí salieron, otrora, intrépidos pescadores hacia las costas de Flandes, Inglaterra, Escocia o Portugal, y fueron muchos los que participaron en el cerco a Gibraltar y en las campañas de conquista de Sevilla y La Florida.

La Edad Moderna confirma a la villa pixueta como uno de los principales centros pesqueros del frente marítimo asturiano. Las obras de remodelación del puerto comenzaron en 1787 y, según Jovellanos, costaron 400.000 reales. Sin embargo, pese a los trabajos realizados en el transcurso del siglo XIX, en las postrimerías de esa centuria A. Bravo denuncia que la infraestructura portuaria resulta insuficiente para enfrentarse a la intensa actividad que en ella tiene lugar.

Este mismo autor (ob. cit.) afirma que «[el] concejo de Cudillero formó parte del de Pravia hasta el año 1837, en que se separó definitivamente, habiéndolo estado, temporalmente, durante los breves periodos constitucionales de 1812 y 1820».

Nace el siglo XX y con él brilla en todo su esplendor la soberbia quinta de los Selgas en El Pito (lugar lindante con la villa de Cudillero), levantada a finales del XIX, conjunto de palacio, jardines y pabellones diseñado por el ilustre arqueólogo Fortunato Selgas —dueño de la misma junto con sus hermanos Ezequiel y Francisca—, del que forma parte la impactante iglesia de Jesús de Nazareno, frente al palacio, y las escuelas de El Pito (1914), que disfrutaban de un notable prestigio, siendo entonces consideradas como uno de los centros pedagógicos más novedosos del país, donde, por iniciativa privada, se impartía enseñanza gratuita a los niños de la zona.

El contrapunto a tanta brillantez lo ponen los sombríos, trágicos acontecimientos de la guerra civil. Unos meses antes de la insurrección, la ultraderecha había sido la responsable del asesinato a balazos del líder de Izquierda Republicana de Cudillero, Bonifacio López. La tensión se dispara. El 17 de marzo de 1936, los parlamentarios asturianos del Frente Popular presionan para que un juez especial aclare dicho atentado ante lo que estiman «elementos fascistas protegidos descaradamente por la fuerza pública». Iniciadas las hostilidades, Novellana cae el 21 de agosto de 1936 en manos de las columnas gallegas costeras, fieles al Alzamiento, y la capital del concejo es tomada el 5 de septiembre.

Entre los hechos recientes más relevantes cabe destacar la adjudicación efectuada en 1969 por parte del Ministerio de Obras Públicas de la obra para la construcción del nuevo puerto de Cudillero, concluido al fin en 1984. Por otra parte, la quinta de los Selgas, de incalculable valor artístico, ha pasado a ser regida, en los últimos tiempos, por la Fundación Selgas-Fagalde. Histórica para el concejo fue la visita del heredero de la Corona, D. Felipe de Borbón, a los pueblos de Novellana y Soto de Luiña, con motivo de la entrega a ambos del premio Príncipe de Asturias al Pueblo Ejemplar —en esta ocasión, compartido—, correspondiente al año 1992.

«Hay en el concejo once brañas vaqueiras. Nueve en la parroquia de San Martín de Luiña, una en la de Santiago de Novellana y otra en la de Ballota. Los vaqueiros, al igual que en otros concejos, sufrían constantes humillaciones por el resto de los vecinos, materializándose el límite entre unos y otros, en la inscripción aún existente en el interior de la iglesia de San Martín de Luiña: "No pasen de aquí a oir misa los vaqueiros". Algo parecido ocurría en Novellana, donde los vaqueiros no podían recibir la comunión a no ser a la entrada del templo» (Álvarez del Busto).

Playa de Las Rubias

En el gran arenal de Las Rubias concurren las mismas características —altos acantilados, accesos a pie difíciles, diseño en forma de concha— que en las demás playas poco desarrolladas de la zona occidental asturiana, diferenciándose de ellas en la composición, que ve reemplazadas cuarcitas y pizarras por areniscas feldespáticas. Sus condiciones son buenas para el turismo, a pesar de no disponer de ejemplares accesos.

Características generales:

  • Longitud playa: 415 metros
  • Anchura media: 20 metros
  • Grado ocupación: Bajo
  • Grado urbanización: Aislada
  • Paseo marítimo:

Tipo de playa:

  • Composición: Bolos
  • Condiciones baño: Fuerte oleaje
  • Zona de fondeo: No

Servicios:

  • Aseos: No
  • Duchas: No
  • Teléfono: 985 12 30 00
  • Papeleras: No
  • Servicio de limpieza: No
  • Pasarelas acceso: No
  • Alquiler sombrillas: No
  • Alquiler hamacas: No
  • Alquiler de náuticos: No
  • Kioscos balnearios: No
  • Club náutico: No
  • Zona de submarinismo: No
  • Puerto deportivo: Puerto de Cudillero / Distancia: 5 km.

Accesos:

  • Tipo de acceso: A pie fácil
  • Señalización de los accesos: Si

Transporte:

  • Carretera o vía más próxima:
  • Autobús:
  • Aparcamiento: No

Aspectos medioambientales:

  • Presencia vegetación: Si
  • Zona protegida: No

Seguridad:

  • Equipo de vigilancia: No
  • Señalización de peligro: No
  • Policía local:
  • Puesto Cruz Roja: Si Teléfono 112
  • Equipo salvamento: No

Hospital más cercano:

  • Nombre: Hospital San Agustín
  • Dirección: Lleda, s/n. (Avilés)
  • Teléfono: 985 12 30 00
  • Distancia aproximada a la playa: 26 km.

Turismo:

  • Oficina de turismo: No

Quinta de Selgas

En El Pito, lugar de la parroquia de Piñera distante sólo 2 km de la villa marinera de Cudillero, se encuentra la Quinta Selgas, un espléndido conjunto de palacio, jardines y pabellones, construido, a fines del XIX, según planos de Fortunato Selgas, dueño, junto con sus hermanos Ezequiel y Francisca, de la Quinta, que está protegida por una cerca y tiene dos accesos monumentales, siendo el principal el situado al sur, provisto de arco triunfal romano rematado por un frontón semicircular en cuyo tímpano figura un medallón con un busto. Presenta tres huecos adintelados y enrejados: una puerta central y dos ventanas flanqueándola. Las pilastras soportan el entablamento y sobre éste hay jarrones. La entrada secundaria aparece en el lateral oeste, destacando la rejería y dos grandes pilares que sostienen un par de leones alados.

El palacio (1870-1895), sin duda «la más notable posesión-museo del concejo» (J. L. Álvarez del Busto), es un volumen único rectangular, compuesto por dos pisos, además del ático y un bajo de inferior altura, a modo de zócalo. En su frente, la parte central se encuentra adelantada ligeramente y exhibe tres puertas en cada piso, significándose la situada en el centro de la planta noble, con balcón y remate en frontón curvo. En este paño termina la estupenda escalinata de piedra del exterior. La decoración de las fachadas es muy moderada, concentrándose en puertas y ventanas.

El interior palaciego, donde sorprende el contraste entre la sobriedad arquitectónica y la riqueza decorativa de los diferentes salones, es un verdadero museo, celoso guardián de un sinfín de trabajos de pasmosa calidad: cuadros de Carreño Miranda, El Greco, Goya, de la escuela de Rubens, Tiziano...; relojes; porcelanas chinas, de Sèvres y del Retiro; espléndidos techos con preciosos motivos alegóricos pintados por Casto Plasencia y Manuelesca, se deben a Henri Rigoreau Jouvert, jardinero formado en la escuela de Versalles y reclamado en España por la nobleza madrileña; son una combinación de jardín francés —éste dispuesto delante de las fachadas principal y posterior del palacio— y su opuesto, el jardín pintoresco. En su composición resaltan el lago, los invernaderos, la gruta y la exótica arboleda.

La Quinta, «el Versalles asturiano», está regida desde el año 1993 por la Fundación Selgas Fagalde, integrada por parientes de la familia Selgas y representantes de instituciones regionales: Consejería de Cultura, Ayuntamiento de Cudillero, Arzobispado y Universidad de Oviedo. La fundación, que emprendió hace tres años la remodelación del recinto con una fuerte inversión, administra los bienes y participa en la realización de actividades culturales, además de prestar obras de arte suyas a museos y exposiciones. En octubre del año 2000, esta Fundación presentó el Museo Escolar, instalado en uno de los edificios de la Quinta. Se trata del material usado en las Escuelas Selgas* (espléndido edificio, hoy Instituto de Enseñanza Secundaria) —construidas en 1915 a continuación del conjunto palacial, en el pueblo de Aroncés, según proyecto de Fortunato y ampliadas por las viudas de los hermanos Selgas en 1975— desde el 6 de enero de 1916, día de su inauguración, hasta la época en que dejaron de ser Fundación Benéfico-Docente («Facilitar la cultura es hacer patria», es el lema del monumento a los hermanos Selgas erigido frente a la fachada principal de las escuelas). La muestra cuenta con dos gabinetes bien diferenciados, el de Historia Natural y el de Física, además de los de geografía e idiomas. La influencia del modelo pedagógico alemán se advierte en el material empleado y en la disposición de las aulas. Las salas exponen pupitres de párvulos y alumnos de Elemental, vitrinas con animales disecados, mapas de historia antigua, un antiguo proyector de películas, y objetos para las clases de física, como la bobina de Ruhmkorff, la máquina de Wimshurt o un descargador eléctrico.

Frente al palacio y al otro lado de la carretera, los Selgas hicieron construir, aparte de la casa-cuartel de la Guardia-Civil, la iglesia de Jesús Nazareno, diseñada igualmente por Fortunato Selgas e inaugurada en 1914.

(*) Sobre la historia de las Escuelas de Selgas fue presentado en La Quinta, el mes de octubre de 2000, un libro escrito por Carmen Bermejo Lorenzo.

VISITAS GUIADAS

Desde el día 30 de junio de 2002 está abierta al público la Quinta de los Selgas, en palabras de Javier Cuartas (diario «El País», 1-7-2002) «un conjunto de lujo y exquisitez» —constituido por «esta opulenta residencia familiar, sus espléndidos jardines versallescos y la magna colección de pinturas, tapices y artes decorativas que albergan sus pabellones»— «que ha pervivido tal y como fue concebido en el último tercio del siglo XIX». El visitante se sumerge, así, en una «burbuja histórica de finales del siglo XIX que supuso un hecho singular en la España de entonces y en la de hoy», según Gregorio Peña, presidente de la Fundación Selgas-Fagalde, entidad que quiere mostrar la Quinta «como un centro vivo de conocimiento que transmita a las nuevas generaciones una visión particular de la historia y del arte a finales del siglo XIX y principios del siglo XX» (E. Peláez, diario «La Nueva España, 23-6-2002).

Recorrido

La visita guiada (2 horas) no permite ver todo su patrimonio, pero sí lo más relevante de este Versalles asturiano, como el lienzo «La Asunción de la Virgen» de El Greco, «El Aníbal vencedor», pintado por Goya en 1771, y la colección de tapices de los siglos XVI y XVII.

En el palacio se recorrerá la planta primera, donde se halla el lujoso salón de baile o sala Luis XVI y el comedor. También se podrán visitar detenidamente las habitaciones de los hermanos Ezequiel y Fortunato Selgas.

El siguiente destino será el pabellón de tapices, poseedor de una valiosa colección de telas.

A continuación se podrán admirar los maravillosos jardines de la Quinta, que ocupan 90.000 metros cuadrados y tienen un perímetro de tres kilómetros.

La visita concluye en el museo escolar, donde se conservan libros, proyectores de cine o máquinas de coser.

Normas

—El recorrido se hará en grupos compuestos por un máximo de ocho personas.

—La Fundación Selgas-Fagalde establece un número máximo de 32 personas, para turismo individualizado, en cuatro grupos que se distribuirán a lo largo de la mañana. En el caso de colectivos, los grupos permitirán un máximo de 25 personas.

—El acceso de los centros educativos, en época lectiva, será gratuito, así como la de niños menores de 12 años y discapacitados, en caso de visitas ordinarias.

—Se impide tocar los objetos y el mobiliario o tomar imágenes de ellos.

—Se facilitarán fundas para el calzado con el fin de proteger las delicadas y ricas maderas del suelo palaciego.

Iglesia de Jesús Nazareno de Piñera

Frente a su conjunto palacial y al otro lado de la carretera, los Selgas hicieron construir en El Pito, además de de la casa-cuartel de la Guardia-Civil, la iglesia de Jesús Nazareno, diseñada, al igual que la Quinta, por Fortunato, e inaugurada en 1914 por la infanta española Isabel de Borbón, La Chata. En su cripta —donde se ubica el panteón familiar— conserva el altar del rey Silo, procedente de la iglesia prerrománica de Santianes de Pravia (Asturias) y tenido por el de mayor antigüedad de España (s. VIII). El templo, que entra dentro de los bienes gestionados por la Fundación Selgas-Fagalde y ha sido cedido a los vecinos de la localidad de El Pito para que celebren actos religiosos, ha estrenado en junio de 1999 la restauración de las pinturas de su inmensa bóveda, que llevan por nombre La transfiguración del Señor, de un siglo de antigüedad, recuperadas por el restaurador asturiano Luis Suárez Saro, habiendo financiado íntegramente el coste de las obras la misma Fundación. También son valiosas las vidrieras, de procedencia parisina, y el sarcófago, obra del escultor Mariano Benlliure para el niño José de Selgas y Marín.

Ruta Soto de Luiña - San Martín - Soto de Luiña

Itinerario: Soto de Luiña - Prámaro - San Cosme - San Martín - Soto de Luiña

Dificultad: baja

Distancia: 7,21 km

Duración: 1h 45 min

Descripción de la ruta

Junto al conjunto que forman la iglesia parroquial de Santa María de Soto de Luiña, del s. XVII (declarada Bien de Interés Cultural en el año 1996), la plaza y el hospital del Rosario, hoy convertido en Casa de Cultura y que sustituyó en el siglo XVII a otro anterior ligado a las peregrinaciones del Camino de Santiago de la costa, comienza nuestra ruta, que continuará por la N-632a cruzando el pueblo hasta una bifurcación que tomaremos a la derecha por una carretera que, en subida cómoda y suave, nos lleva a la localidad de Prámaro que en 1994 ha cumplido su milenario de existencia, tal y como lo recuerda la placa conmemorativa que se encuentra en la fuente que encontramos antes de las primeras casas. Una vez pasado este pequeño pueblo y sus dos capillas (la del Ángel y la de Nuestra Señora de los Remedios), y sin desviarnos del camino principal llegaremos al puente que cruza el río Esqueiro, el cual cruzaremos para llegar a la vega que nos lleva, en leve ascenso, al pueblo de San Cosme, buen ejemplo de entorno rural. Aquí tomaremos una pista que, paralela a la vía del tren y pasando por la estación, nos comunica con las primeras casas de San Martín de Luiña, donde por un estrecho camino y en breve y fuerte subida desembocaremos en la plaza de la iglesia parroquial de dicha localidad. Dicha iglesia, acabada de construir en 1726, consta de una planta de cruz latina, con crucero y una amplia y hermosa cúpula de media esfera. Pero lo más singular del templo son las inscripciones que sobre las losas de piedra labrada aparecen cinceladas en el suelo y que dividían las zonas según la clase y estado social y señalaban la prohibición que tenían los vaqueiros (gentes que vivían en las brañas y se dedicaban a la ganadería y la agricultura) de pasar hacia la parte delantera del templo a oír misa. Rodeando la iglesia, bajamos hacia la carretera AS-222, que tomaremos unos pocos metros para luego desviarnos a la izquierda por una pista asfaltada que nos lleva al núcleo de Beiciella, el cual atravesaremos para bajar hasta el arroyo del Molino. Desde ahí accederemos de nuevo a la N-632a, que nos llevará directamente a nuestro punto de partida y de fin de ruta en este caso y que vuelve a ser Soto de Luiña, segundo núcleo más importante del concejo de Cudillero en cuanto a los servicios que ofrece y que en 1992 le fue concedido, junto con Novellana, el Premio Príncipe de Asturias al «Pueblo Ejemplar».

Cudillero

El concejo de Cudillero, como tal, comienza su particular andadura en el siglo XIX. Su historia ha estado invariablemente unida a la comarca del bajo Nalón y, desde su creación, a Pravia, cabecera de la misma. Pese a esa ligazón histórica con la comarca praviana, se puede hacer referencia a algunos rasgos que de algún modo lo particularizan.

Cudillero
Playa Silencio - Gavieiro

Playa Silencio - Gavieiro

Notables y estilizados islotes custodian la playa del Silencio dándole forma de concha. Sorprende que, a pesar de la deslumbrante belleza y la tranquilidad del lugar, aún no se haya visto alterada por la masiva presencia de gente. La Ribera del Molín, a occidente, y las islas de Sarna, Sarnina y Punta del Nocedal, por el este, la abrigan y ocultan.

Cabo Vidio

Posee una de las vistas más pintorescas de la costa asturiana.

El cabo Vidio se encuentra en el litoral asturiano en el concejo de Cudillero y cercano a la población de Riego de Abajo, en la parroquia de Oviñana. Se trata de uno de los cabos más importantes de Asturias, desde el que se puede divisar Estaca de Bares o el Cabo de Peñas. Este cabo forma un acantilado de 80 m sobre el mar y una de sus mayores atracciones son el faro (abajo) y la iglesiona, que es una cueva formada por la erosión del oleaje y que se puede visitar en bajamar.

Cabo Vidio
Galería de vídeos
Sobre Asturias
Playa La Concha de Artedo

Playa La Concha de Artedo

Comunicada por carretera con el núcleo de igual nombre, la Concha de Artedo, próxima a Lamuño, reúne unas excelentes condiciones que la convierten en la puntera del concejo: belleza, espaciosidad, servicios... y un largo etcétera.

Faro Vidio

Es el más nuevo de nuestra región y uno de los más jóvenes de la Península, a pesar de estar enclavado en uno de los tramos más peligrosos para la navegación de la marina occidental asturiana. «Particularmente traicionera es la alineación de escollos que se extiende mar adentro de L'Horrión del Cabu» (Mariola Riera). Fue necesario que Cudillero y los concejos próximos pagasen un alto precio en naufragios y muertos para que las autoridades tomasen cartas en el asunto.

Faro Vidio
Faro de Cudillero

Faro de Cudillero

«El guardián del vértigo», como así se le define en el encabezamiento de un artículo referido al mismo firmado por Mariola Riera (diario La Nueva España, 9-VII-1999), se asienta en la Punta Roballera, al Este del puerto, encima de un acantilado de más de 75 m de altura sobre el nivel del mar. Son pocos los metros que lo separan de la importante villa marinera de Cudillero, y resulta fácil el acceso partiendo de ésta, tras haberse habilitado recientemente una paseo peatonal desde su puerto viejo.

Feria anual de ganados de San Martín

Una de las más destacadas de la región.

Durante la segunda semana de noviembre, se celebra en San Martín de Luiña la tradicional Feria Anual del San Martín.

La localidad pixueta inaugura su fin de semana festivo con un Concurso de Brisca entre seis jugadores el viernes.

La jornada del sábado, los asistentes se darán cita para disfrutar del tradicional reparto del bollo. Los vales, permanecen a la venta en los bares de la localidad. A continuación, música para amenizar una animada verbena.

Feria anual de ganados de San Martín
Mapa de situación
Ubicación exacta

Arrastre el icono (muñeco amarillo debajo del los signos + –) encima del mapa y sitúelo sobre la carretera que le interese para navegar a través de Street View. Puede, en la esquina superior derecha, activar la pantalla completa, en la esquina superior izquierda una flecha le devuelve al mapa.

Visitas virtuales
Street View Cudillero (Asturias)
El tiempo para este municipio
Información sobre la predicción por horas

La "Predicción por horas" presenta la información de hora en hora hasta 48 horas después de la hora nominal de actualización de los modelos numéricos (00, 06, 12 y 18 UTC). Se generan de forma automática mediante el tratamiento estadístico de los resultados de modelos numéricos de predicción, lo que puede dar lugar a diferencias con otras predicciones realizadas por la Agencia, que son elaboradas por predictores que interpretan y adecuan los resultados de los modelos. La selección se hace por municipios y la información que se presenta son predicciones para la capital del municipio, dado que algunos términos municipales tienen una amplia extensión geográfica, así como diferencias de altura sensibles, algunos de los datos previstos pueden variar de un lugar a otro del mismo.

Turismo activo
Otras opciones de Turismo activo en Asturias

Todas las empresas deben cumplir determinados requisitos así como estar en posesión de un seguro de responsabilidad civil y de asistencia o accidentes.

  • Actividades culturales
  • Bibliotecas municipales
  • Cuevas
  • Juegos populares
  • Piscina municipal
  • Rutas gastronómicas
  • Visitas a sitios pintorescos
  • Zona de baño
  • Zonas monumentales e históricas
  • Boley playa
  • Caza
  • Ciclismo
  • Equitación
  • Esquí
  • Golf
  • Paseo a caballo
  • Rutas en bicicleta
  • Tenis
  • Ala delta
  • Paracaidismo
  • Ultraligero
  • Viajes en globo
  • Vuelo con motor
  • Vuelo sin motor
  • Avistamiento de aves
  • Avistamiento de cetáceos
  • Paseos en bicicleta
  • Recolección plantas
  • Rutas a pie
  • Sendas costeras
  • Senderismo
  • Senderismo guiado o libre
  • Turismo ornitológico
  • Zona de bellos paisajes
  • Buceo
  • Canoa
  • Kayak
  • Kite surf
  • Motos de agua
  • Navegación
  • Paseo en barco
  • Pesca
  • Piragüismo
  • Remo
  • Surf
  • Vela
  • Veleros
  • Windsurf
  • Actividades de montaña
  • Barranquismo
  • Bicicleta de montaña
  • Buggies
  • Coasteering
  • Descenso de cañones
  • Descensos en canoa
  • Escalada
  • Espeleología
  • Montañismo
  • Motos
  • Multiaventura
  • Paintball
  • Puenting
  • Quads
  • Rafting
  • Rappel
  • Raquetas de nieve
  • Rutas 4×4
  • Rutas a caballo
  • Treking

Quinta de Selgas

En El Pito, lugar de la parroquia de Piñera distante sólo 2 km de la villa marinera de Cudillero, se encuentra la Quinta Selgas, un espléndido conjunto de palacio, jardines y pabellones, construido, a fines del XIX, según planos de Fortunato Selgas, dueño, junto con sus hermanos Ezequiel y Francisca, de la Quinta, que está protegida por una cerca y tiene dos accesos monumentales, siendo el principal el situado al sur, provisto de arco triunfal romano rematado por un frontón semicircular en cuyo tímpano figura un medallón con un busto. Presenta tres huecos adintelados y enrejados: una puerta central y dos ventanas flanqueándola. Las pilastras soportan el entablamento y sobre éste hay jarrones. La entrada secundaria aparece en el lateral oeste, destacando la rejería y dos grandes pilares que sostienen un par de leones alados.